Real Time Web Analytics Saltar al contenido
FamilyBebe | El mundo de la Familia y el Bebe

Lactancia materna

dar el pecho al bebe
Lactancia materna
5 (100%) 5 votes

Sobre la lactancia materna no hay mucho debate, al menos en el fenómeno en si. Es la lactancia materna algo beneficioso y saludable tanto para la madre como para el hijo. En lo que hay más debates es hasta cuándo prolongar esa lactancia materna. En si usar una lactancia mixta, esto es que use tanto la materna como la artificial. Ya sin ningún genero de dudas la leche materna es el mejor alimento para un bebé. Hoy vamos a ver cómo empezar con la lactancia materna.

Family Bebé, comprometidos con la maternidad

En nuestra web además de encontrar consejos sobre los mejores productos para los niños también al tiempo encontrarás consejo sobre la maternidad y la crianza responsable. En realidad una guía para que usando vuestro libre albedrío decidáis qué y cómo. Porque no hay una sola forma de criar o llevar una maternidad responsable, nosotros te exponemos las distintas vías que existen.

la interrelación que ofrece la lactancia materna, entre madre e hijo, crea un vínculo psicológico muy fuerte

Tomar la decisión de amamantar es un asunto personal. También es probable que suscite opiniones fuertes de amigos y familiares.

Muchos expertos médicos, incluyendo la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) y el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists), recomiendan enfáticamente la lactancia materna exclusiva (sin fórmula, jugo o agua) durante 6 meses. Y la lactancia materna durante un año por lo menos con otros alimentos que deben iniciarse a los 6 meses de edad, tales como verduras, granos, frutas, proteínas.

Pero tú y tu bebé sois únicos, y la decisión depende de ti. Esta descripción general de la lactancia materna puede ayudarle a decidir.

¿Cuáles son los beneficios de la lactancia materna para tu bebé?

La leche materna proporciona la nutrición ideal para los bebés.

  • Tiene una mezcla casi perfecta de vitaminas, proteínas y grasa, todo lo que tu bebé necesita para crecer. Y todo se proporciona en una forma más fácil de digerir que la fórmula infantil.
  • La leche materna contiene anticuerpos que ayudan a tu bebé a combatir virus y bacterias.
  • La lactancia materna reduce el riesgo de que tu bebé tenga asma o alergias. Además, los bebés que son amamantados exclusivamente durante los primeros 6 meses, sin fórmula, tienen menos infecciones de oído, enfermedades respiratorias y ataques de diarrea. También tienen menos hospitalizaciones y visitas al médico.

Teniendo como base que la leche materna es el mejor de los alimentos, vamos a desgranas algunas otras ventajas.

  • Con la lactancia materna hay estudios que confirman que hasta los tres primeros meses una lactancia exclusiva puede prevenir la aparición de enfermedades respiratorias.
  • En general la lactancia materna previene las infecciones tanto en vías respiratorias como en los conductos auditivos. Con más de cuatrocientos nutrientes, que difícilmente se pueden encontrar en las leches artificiales.
  • Según va pasando el tiempo, el contenido de la composición de la leche materna se adapta al momento de desarrollo del niño.

Al margen de los beneficios de la leche materna, la interrelación que ofrece la lactancia materna, entre madre e hijo, crea un vínculo psicológico muy fuerte. El acto de amamantar a tu bebé, transmite cariño entre ambos, refuerza los lazos entre madre e hijo.

beneficios de la lactancia materna

Beneficios e Importancia de la Lactancia Materna

Hay multitud de informes que aseguran beneficios por dar el pecho al bebé en su etapa inicial, también hay teorias y estudios que afirman que esas afirmaciones positivas no tienen suficiente base científica. Aquí te mostramos las principales documentadas:

Un bebé más sano

“La incidencia de neumonía, resfriados y virus se reduce entre los bebés amamantados”, dice la experta en nutrición infantil Ruth A. Lawrence, M.D., profesora de pediatría y obstetricia y ginecología de la Facultad de medicina y odontología de la Universidad de Rochester en Rochester, Nueva York, y autora de Breastfeeding: Guía para la profesión médica (Elsevier-Mosby). Las infecciones gastrointestinales como la diarrea, que puede ser devastadora, especialmente en los países en desarrollo, también son menos comunes.

También protección a largo plazo

Amamante a su bebé y reducirá su riesgo de desarrollar afecciones crónicas, como diabetes tipo I, enfermedad celíaca y enfermedad de Crohn.

Huesos más fuertes

De acuerdo con Lawrence, las mujeres que amamantan tienen un menor riesgo de osteoporosis posmenopáusica. “Cuando una mujer está embarazada y lactando, su cuerpo absorbe el calcio mucho más eficientemente”, explica. “Así que mientras que algunos huesos, particularmente los de la columna vertebral y las caderas, pueden ser un poco menos densos al destete, seis meses después, son más densos que antes del embarazo.”

Menor riesgo de SIDS

La lactancia materna reduce el riesgo de que su bebé desarrolle el síndrome de muerte súbita del lactante en aproximadamente la mitad.

Menos problemas con el peso

Es más probable que ninguno de los dos os volvais obesos si lo amamantas.

Un quemador de calorías

Es posible que hayas escuchado que la lactancia quema hasta 500 calorías al día. Y eso es casi cierto. “La leche materna contiene 20 calorías por onza”, explica Lawrence. “Si alimentas a tu bebé con 20 onzas al día, son 400 calorías que has eliminado de tu cuerpo.”

Mejor recuperación después del parto

La oxitocina liberada cuando tu bebé amamanta ayuda a que tu útero se contraiga, reduciendo la pérdida de sangre después del parto. Además, la lactancia materna ayudará a que el útero vuelva a su tamaño normal más rápidamente, alrededor de seis semanas después del parto, en comparación con 10 semanas si no lo amamanta.

Un suministro a medida

La fórmula no puede cambiar su constitución, pero la leche materna se transforma para satisfacer las necesidades cambiantes de tu bebé. El calostro -la “leche materna” que viene después del parto- está repleto de anticuerpos para proteger a tu bebé recién nacido. “También es más alto en proteínas y más bajo en azúcar que la leche ” entera “, por lo que incluso una pequeña cantidad puede contener el apetito de tu bebé”, dicen expertos en la materia desde la  ciudad de Nueva York y miembros de la junta asesora del Bravado Breastfeeding Information Council.

Cuando la leche materna llena llega (por lo general tres o cuatro días después del parto), es más alta en azúcar y volumen que el calostro, justo lo que el bebé necesita. “Necesita muchas calorías y alimentación frecuente para impulsar su rápido crecimiento”, explica Kelly. “Tu leche madura está diseñada para ser digerida rápidamente, así que comerá a menudo.”

Si quieres ampliar información y mucho más detalle este libro de la experta en nutrición infantil Ruth A. Lawrence, M.D te sorprenderá.

Beneficios lactancia materna oms

La OMS puede afirmar ahora con plena seguridad que la lactancia materna reduce la mortalidad infantil y tiene beneficios sanitarios que llegan hasta la edad adulta. Para el conjunto de la población se recomienda la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida y a partir de entonces su refuerzo con alimentos complementarios al menos hasta los dos años.

Más Info: http://www.who.int/maternal_child_adolescent/topics/newborn/nutrition/breastfeeding/es/

El momento de empezar a amamantar

Una de las mejores cosas que se puede hacer después de dar a luz, es poner al bebé en el pecho de la madre.

La primera leche de la madre protege a los bebés de las infecciones. En esos primeros momentos el estómago del bebé, es muy pequeño así que con poca, muy poca leche se llena. El mecanismo de producción de leche materna, irá aumentando la misma para adaptarse a las necesidades del bebé.

Para empezar quizás la mejor postura es la de panza con panza. Tocando el labio o la mejilla del bebé con el pezón. De esa manera se ayuda a estimular el reflejo, ese reflejo que hace que el bebé busque el pezón con la boca. Al abrir su boca, se aprovecha para acercar el pecho a su boca. La posición correcta es aquella en la que la boca cubre toda la areola del pecho. Es muy importante no tener nervios, ser paciente, cada bebé tiene un ritmo. Así que algunos son muy rápidos en encontrar el pezón y mantenerlo en la boca. Y otros no lo hacen a la primera. Por eso hay que armarse paciencia, y recordar que nadie nace aprendido. Ni tu hijo, ni tú misma así que no nos dejemos llevar por los nervios.

Hay que tener en cuenta que los niños prematuros no pueden ser amamantados de inmediato. Se les puede alimentar de la leche que te extraigan, a través de una jeringuilla o un biberón. El niño empezará a comer de tu pecho en cuanto tenga las fuerzas necesarias para hacerlo. Otra de las cosas que no debemos perder de vista de la lactancia materna, es que ésta no es dolorosa. En cuanto sentimos dolor debemos interrumpir la succión del bebé. Para hacerlo debes deslizar un dedo entre tu pezón y las encías. Una vez que ya este liberado el pezón, vuelve a colocar el pecho en su boca y continua con la lactancia materna.

Fuentes y Más Info:

error: Contenido Protegido !!