Real Time Web Analytics Saltar al contenido
FamilyBebe | El mundo de la Familia y el Bebe

El Mejor Momento de Dejar el Chupete

el momento de dejar el chupete
El Mejor Momento de Dejar el Chupete
5 (100%) 4 votes

El momento de dejar el chupete es uno de esos momentos claves para los peques. Bueno en realidad dejar el chupete es tan importante para ellos como para los padres. Lo cierto es que lo realmente importante es hacerlo de la mejor forma posible. Y como para casi todas las cosas que tienen que ver con el crecimiento de los peques no hay regla escrita. Los padres debemos echar mano tanto de las experiencias de nuestro entorno como de consejos de allí o allá. Hoy en nuestro Blog, hablamos de ese momento que siempre llega de dejar el chupete.

Lo que debes saber sobre los chupetes

Mientras escribo esto, mi hija de 2 años y medio, Candela, está en la sala de estar, exigiendo a gritos sus “binkies”. He pasado las últimas semanas hablando con expertos -pediatras, dentistas pediátricos, psicólogos infantiles- sobre cuándo y cómo poner fin a su hábito de usar chupetes, y he escuchado de todo, desde “ignóralo y se detendrá eventualmente” hasta “no usar chupetes en los últimos 24 meses”.

Tal vez ninguna decisión discrecional causa más angustia a los padres que la cuestión de si introducir o no un chupete y, más tarde, cuándo y cómo quitárselo. No faltan opiniones al respecto. Cuando nuestro primer bebé, Raúl (ahora de 4 años), llegó al mundo como un tirano con cólicos, mi madre insistió en que sólo había una solución: “Dale un chupete”. (Lo intentamos; se negó.)

¿ A qué edad dejar el chupete ?

Volvemos a repetir que no hay nada escrito en este tema. La edad para dejar el chupete no existe como algo exacto. Parece que la edad consensuada son los dos años. Es en esa franja de edad cuando el bebé afronta abandonar el chupete, el biberón, la costumbre de chuparse el dedo… Muchos cambios, para ese momento exacto. Lo cierto es que la edad variará de unos niños a otros. La necesidad de succionar se mantiene hasta los dos o tres años. Así que ahí tenemos una franja de doce meses más para dejar el chupete. Hay que recordar que la acción de succionar no es solo para alimentarse. El bebé se consuela con el chupete, la presión de este en el paladar le consuela y calma. La necesidad física de succionar desaparece de los dos a tres años, pero a pesar de ello podrá haber niños que lo sigan usando después de esa franja.

Ayudas para dejar el Chupete

La necesidad física desaparece por si sola, pero en ocasiones es más fuerte el apego por el chupete. Debemos ayudar al niño en ese camino de abandonarlo. El hábito no puede desaparecer de un día para otro. Por eso le iremos facilitando el camino. Hablando sinceramente con él, de que llegará un momento en que lo deba dejar. Por ejemplo buscaremos junto a él un lugar donde “aparcarlo” hasta que lo necesite. Podemos buscar otro sustituto como objeto de consuelo. Muñecos, algo suave al tacto y a lo que se pueda agarrar. Ambos objetos convivirán un tiempo hasta el adiós definitivo al chupete. Ya sabes si quieres que le hagan un regalo a tu peque.. puedes ir por esa parte

Uno de los trabajos que tenemos por delante como padres es detectar cuándo precisa del chupete el niño. En episodios de tristeza, o de agobio. Cuando se siente triste o se está aburriendo. Si detectamos esos momentos e intervenimos, podemos ir ayudando a eliminar la necesidad del chupete. Jugando con él si está aburrido, haciéndole reír si está triste. Con abrazos, con juegos, algo que rompa su dinámica y le haga olvidar esa necesidad.

Cambiar chupete por chuparse el dedo

Es quizás el riesgo más grande que corremos. Que forcemos demasiado la máquina y el objeto de consuelo se sustituya por el dedo. El uso del chupete hasta los tres años no suele conllevar problemas dentales. En cambio chuparse el dedo después de los dos años sí puede traer secuelas. Por eso no es bueno forzar las cosas, mejor poco a poco, que discurra con la velocidad que el niño pueda llevar. Además es conveniente que la desaparición del chupete, conlleve una suerte de ceremonia. Por ejemplo aprovechando una visita a la playa, que se lo lleve una ola. Que vaya a servir para otro niño en otro lugar donde lo necesiten. Desde luego algo tajante como tirarlo a la basura no es lo más conveniente.

Es el primer amor de tu hijo, y la ruptura puede ser difícil. Sobrevive la etapa del “destete del chupete” con estas tácticas probadas y que funcionan:

 

error: Contenido Protegido !!